Abrazos gratis en la plaza de la Aurora

abrazos gratis en la plaza de la Aurora

Altruistas de los anejos motrileños han regalado abrazos a todos los viandantes que pasaban por este concurrido lugar

A lo largo del día, son miles de personas las que cruzan con prisa por la plaza de la Aurora. Con bolsas, con los auriculares puestos, mirando el móvil, corriendo de un lado para otro. De repente, alguien se acerca haciéndote un gesto para que pares y tu respuesta automática es decir “no”, “no tengo tiempo”, “no puedo atenderte ahora”. Pero para tu sorpresa, esa persona no quiere venderte nada, solo pedirte un abrazo.

No solo ha sido una persona. La plaza se ha llenado de altruistas amorosos de anejos motrileños como Puntalón, los Tablones y el Varadero que han querido reunirse en este concurrido lugar del centro de Motril con el único fin de repartir abrazos a todos los viandantes.

Esta experiencia única ha permitido a sus participantes tener conexiones durante un corto periodo de tiempo con personas con las que nunca habrían cruzado una palabra. “Es maravilloso lo que hacéis”, ha dicho una mujer después de recibir un fuerte abrazo. “Gracias, no me lo esperaba”, señalaba una joven, sonriente y muy emocionada.

Durante más de una hora, este grupo de personas ha estado abrazando a todo aquel que se prestaba a una iniciativa tan singular como “necesaria”, tal y como apuntaba la concejal de Anejos, Ángeles López. “Los abrazos son muy beneficiosos, a veces debemos mostrar lo que no demostramos muchas veces porque vivimos sumidos en el estrés y el trabajo”, cuenta López, que también se ha animado a coger un cartel de ‘Abrazos gratis’ y a pasear por la plaza para regalar un gesto de cariño a las personas que pasaban por allí.

“El próximo 21 de enero, con motivo del Día Internacional del Abrazo, instauremos esta actividad en Motril con la que queremos involucrar a los centros educativos, las asociaciones vecinales, centros de mayores y todo tipo de organismos para que esta iniciativa se repita cada año”, ha anunciado la responsable de Anejos en primicia.

“Abrazar incrementa la confianza en uno mismo y nos aporta seguridad”, señalaba el monitor de los talleres de Anejos, Diego Román. Esta idea servía como colofón a seis intensos meses en los que centenares de personas de distintos núcleos de población del término municipal han participado en actividades relacionadas con el yoga y las manualidades.

‘Los anejos abrazan a Motril’ ha sido la última actividad de este ciclo que ha querido incrementar los niveles de oxitocina y reducir los de estrés de manera gratuita. Para abrazar no hace falta nada. Y en Motril, ahora, no hay excusas.

ELA ELA