AxSí reclama que el gobierno central no discrimine a Andalucía para beneficiar a otros territorios

La formación política ha censurado que de los 61 diputados que Andalucía pone en el Congreso de los Diputados para representar a nuestra tierra ninguno defienda los intereses de Andalucía. Ha quedado demostrado una vez más que sin andalucismo nuestra tierra está huérfana y sin protección

La concejala de Andalucía Por Sí en el Ayuntamiento, Sagrario Martín Pino ha presentado la primera de las dos mociones generalistas que su formación política defenderá en el pleno del mes de diciembre que se celebra la próxima semana. 

​Martín Pino ha asegurado que tras la investidura celebrada el pasado 16 de noviembre en la que el pleno del Congreso de los Diputados en sesión extraordinaria nombró presidente del Gobierno a Pedro Sánchez por mayoría absoluta, los andalucistas reclaman que el nuevo ejecutivo no discrimine en sus inversiones a Andalucía para beneficiar a los nacionalistas vascos y catalanes, ya que sus votos fueron decisivos para la formación de la XV legislatura de la actual democracia. 

​La moción recuerda que Sumar, Junts, ERC, EH Bildu, PNV, BNG y Coalición Canaria han decantado la balanza en favor del candidato del PSOE que no gobernará con un cheque en blanco sino que deberá cumplir las exigencias de los citados partidos. De hecho, en el propio debate de la investidura los portavoces de las citadas formaciones ya advertían al presidente que la estabilidad de su ejecutivo dependerá de que se produzcan avances en los compromisos asumidos. La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, puso de manifiesto la exigencia de su formación en cuanto a que se produzcan avances en el soberanismo y los derechos sociales de su tierra. 

​Además de la portavoz de Bildu, varios portavoces de otras fuerzas nacionalistas han expresado su deseo de que se aborde la cuestión territorial “irresuelta y latente”, exigiendo en paralelo reformas económicas puesto que las “recetas neoliberales han fracaso”, una frase literal asumida y reconocida por el propio Pedro Sánchez.

​En la misma línea se expresó el portavoz del PNV. Aitor Esteban aseguró que su formación no aceptará imposiciones que provengan del resto de socios socialistas, en una clara advertencia de que desde el País Vasco se defenderán de forma autónoma y aguerrida los acuerdos en pro del concierto económico vasco y el aumento de sus niveles de autogobierno.

​Junts ha ido más allá y durante las horas previas al debate de investidura tensaba la cuerda exigiendo a Sánchez que fuese valiente y cumpliera su pacto con Cataluña, Ley de Amnistía incluida, para sostener la legislatura. Alusión a la legislatura que no es menor puesto que desde Cataluña se ahondaba en la idea de que Pedro Sánchez no solo debe su investidura a los 7 votos de los diputados catalanes, sino que dependerá de ellos durante todo el mandato de su legislatura, cual espada de Damocles.

​El portavoz del Bloque Nacionalista Gallego quiso dejar claro que tenían serias diferencias con el PSOE, exponiendo la evidente distancia que le separan de los objetivos estratégicos en Galicia.

​La concejala andalucista ha manifestado que “estos ejemplos son solo algunos de tantos que podríamos referenciar y nos hacen ver que todos los territorios que han ofrecido su apoyo a la nueva investidura han pactado interesantes cuotas económicas, políticas y estratégicas para sus territorios, en una clara muestra del beneficioso papel que para sus propios pueblos realizan como partidos nacionalistas”.

​Además, la amnistía pactada con las fuerzas catalanas está conllevando una clara división de la opinión pública y una ruptura de la confianza de las reglas democráticas. Si bien es cierto que podemos compartir el espíritu de la medida, las dudas constitucionales que alberga son muy importantes. 

​En definitiva, las circunstancias del nuevo Gobierno Estatal abren una ventana de avance plurinacional en la que Andalucía no puede quedarse atrás, a pesar de la orfandad política a la que la tienen sometida los 61 representantes de nuestra tierra en el Congreso de los Diputados. 

​“Desde Andalucía Por Sí nos preocupa la situación de marginalidad en la que queda Andalucía tras los acuerdos anunciados a nivel estatal. Nuestra tierra no puede pagar los platos rotos nuevamente de los pactos políticos que se suscriben con los territorios del norte” ha asegurado Martín Pino, quien añade que “como fuerza política nacionalista estamos a favor de la libre elección de los pueblos y de la aspiración lógica por mejorar su estatus y sus niveles de desarrollo, pero siempre dentro de un espacio de diálogo general, solidario y ecuánime”.  

​La formación Andalucista Por Sí ha censurado que de los 61 diputados que Andalucía pone en el Congreso de los Diputados para representar a nuestra tierra ninguno defienda los intereses de Andalucía. Ha quedado demostrado una vez más que sin andalucismo nuestra tierra está huérfana y sin protección.

ELA ELA