David Merino: “este Lunes Santo lo viviremos en actitud orante y con nuestras familias”

David Merino Hermano Mayor lunes santo

"Lo que ha ocurrido incrementa los lazos de unión entre todas las hermandades" / "Una hermandad no es solo el día de la salida, aunque tengamos ganas de ver a nuestras imágenes de nuevo en la calle"

Conversamos con David Merino, Hermano Mayor de la Cofradía del Huerto de Motril, sobre la suspensión de la Semana Santa, la crisis del coronavirus y sus consecuencias en el mundo cofrade y religioso de la ciudad.

Hoy es un día muy diferente. Nadie lo hubiese imaginado así. ¿Qué lección le deja esta crisis sanitaria?

A nivel general, esta crisis deja en la sociedad un compromiso y una responsabilidad. Creo que nuestros gobiernos, independientemente del color político, deberían actuar fraternalmente para construir una sociedad en la que todas las personas se sientan seguras.

En el terreno cofrade, creo que las hermandades de Motril, junto a la Agrupación de Cofradías, siempre están actuando de la mano. Nuestra representación cofrade, representada por las mismas hermandades, han dado un ejercicio de responsabilidad y solidaridad con todos los motrileños. Esto es toda una experiencia que nos enseña más sobre la unidad entre hermanos, que no es que no se tuviera. Lo que ha ocurrido incrementa los lazos de unión entre todas las hermandades para que sean cada vez más fuertes.

¿Cómo se vivió la suspensión de las procesiones por el coronavirus en el seno de la Hermandad?

A medida que los acontecimientos se avecinaban, todos nos hacíamos a la idea. Lo hemos ido aceptando. Y, aunque duela, hay cosas que evidentemente hay que hacer. La salud siempre va por delante de todo y lo único que nos queda es esperar a que el año 2021 llegue. Este Lunes Santo lo viviremos en actitud orante y con nuestras familias.

¿Servirá para que las Cofradías obtengan un mayor reconocimiento social por su papel dinamizador de la economía y el turismo de la zona?

Yo creo que este papel siempre lo ha tenido. Es verdad que hay personas que no lo ven, o no lo quieren ver, pero la Semana Santa de Motril cada año va cogiendo más envergadura. Y eso siempre atraerá a la gente. Aún así pienso que la gente que no lo reconoce ahora, no lo hará después de lo que ha ocurrido.

¿En qué se focalizó la Cofradía este año? ¿Había grandes estrenos?

Sobre todo, en exaltar a nuestras imágenes en la calle y llevar a los motrileños la fe por nuestro Señor de la Humildad, que cada año va congregando más devotos, y por nuestra reina del Lunes Santo, nuestra Virgen de la Victoria. Teníamos el estreno de nuevos capataces en el Señor. José Peña había conseguido aglutinar a una cuadrilla muy numerosa junto alrededor del paso de misterio y Paco Lozano, sigue consolidando, más aún si cabe, a su cuadrilla -de todos es conocido el papel que lleva haciendo todos estos años-. Este entorno venía con aires muy renovados. Además, el cambio de hora de salida hacia presagiar un día inolvidable en la calle de las Cañas, pero insisto en el próximo 2021.

En cuanto a los estrenos, había grandes novedades como la parihuela de la Virgen, nuevos faroles para acompañar a la cruz guía o la túnica bordada para el Señor de la Humildad, entre otras. Pero insisto en que el año que viene se estrenarán.

¿Dónde pone la mirada ahora, en la Semana Santa 2021?

Antes de la Semana Santa 2021, queda todo un año por delante en el que tendremos actos de nuestra hermandad y donde podremos hacer vida de cofradía. Una hermandad no es solo el día de la salida, aunque tengamos ganas de ver a nuestras imágenes de nuevo en la calle.

Qué lectura le sugiere los que reivindican una mayor implicación de la iglesia en esta crisis.

Pienso que tienen razón. Aunque creo que la iglesia somos todos los cristianos en el mundo. Hay numerosas organizaciones eclesiásticas, como las cofradías, Cáritas, parroquias que están colaborando en esta crisis, obispos que han cedido lugares de la iglesia para improvisar hospitales…

Pero quizás, a modo general, sí es verdad que la iglesia, desde el Vaticano, sí debería de colaborar más con esta crisis. En este caso no todo es oración, aunque también.

¿Habrá magna cuando acabe la pandemia o no es partidario?

Yo soy partidario de las magnas cuando tienen una razón. Soy partidario de una magna mariana en Motril en año 2025, por ejemplo, para la celebración del veinticinco aniversario de la coronación de la Virgen de la Cabeza. Pero una magna, sin más, la verdad que no.

¿Qué echará de menos hoy?

Pues a mis titulares en la calle. Estar con mi gente de la hermandad disfrutando, la música sonando en la calle y a los motrileños aglutinados. Sobre todo, echaré de menos ese momento tan especial que se siente cuando se abren las puertas de la casa de hermandad, mientras todo el mundo aguanta los nervios y el nudo en la garganta.

ELA ELA