El PSOE denuncia la aparición de focos de insectos en varios puntos de Motril por acumulación de basura

Acumulación de basuras en pleno centro de Motril

Los socialistas preguntan a la alcaldesa si es consciente del problema y si va a tomar medidas

El concejal socialista, Francisco Ruiz, ha denunciado el “mal estado de los servicios básicos de limpieza” que sufren vecinos y comerciantes de Motril y los anejos. Una circunstancia, ha destacado, “que ha dado lugar a la aparición de desagradables plagas de cucarachas, hormigas e insectos en muchas zonas”.

El edil del PSOE motrileño ha evidenciado “la preocupación y el descontento” de los vecinos de distintos barrios de Motril, “quienes nos han trasladado que la acumulación de basura y otros residuos, junto con el calor, está provocando que salgan en tropel cucarachas, hormigas, mosquitos e incluso alguna que otra rata”. 

El concejal del PSOE ha criticado también “la falta de limpieza de distintos solares, algunos de titularidad pública”, y ha asegurado que “se echa de menos un plan efectivo de limpieza y fumigación”.

Ruiz ha asegurado que Luisa García Chamorro, “pese a tener más dinero y más medios, no es capaz de atajar el problema de salud pública que afecta ya a todo Motril”. Ruiz ha declarado que los servicios básicos que presta el Ayuntamiento “no se corresponden con el Motril de 10 que nos prometió la alcaldesa”. 

“Todo lo que hemos tenido hasta este momento, en que la alcaldesa echa la culpa a la ciudadanía, es venta de humo y propaganda. Motril está más sucio y descuidado que antes. Y eso que García Chamorro ha podido aprobar un presupuesto con más dinero para todo porque los socialistas le dejamos las arcas saneadas y superávit”, ha argumentado Francisco Ruiz.

El edil socialista ha afirmado que desde Luisa García Chamorro accedió a la alcaldía “se está produciendo una sangrante degeneración en la calidad de los servicios de limpieza de calles, jardines e infraestructuras municipales debido, entre otras causas, a que solo se preocupa por las fotos”.

ELA ELA