Joaquín Jerónimo: “nuestros titulares estarán todo el año en sus capillas de la Iglesia Mayor”

Joaquín Jerónimo Cofradía Dolores Motril

"El reconocimiento principal que debemos conseguir es el de los creyentes"

Conversamos con Joaquín Jerónimo, Hermano Mayor de la Cofradía del Santo Sepulcro de Motril, sobre la suspensión de la Semana Santa, la crisis del coronavirus y sus consecuencias en el mundo cofrade y religioso de la ciudad.

Hoy es un día muy diferente. Nadie lo hubiera imaginado así. ¿Qué lección le deja esta crisis sanitaria?

Desde luego, que ni en el peor de nuestros sueños, podríamos imaginarnos este desastre que está sufriendo la humanidad. La primera lección es que en este mundo donde abunda la soberbia y la prepotencia, estos tristes acontecimientos nos muestran la fragilidad del ser humano. Pero también, al contrario, nos enseña la grandeza del hombre que, pese a la gestión nefasta de la crisis desde distintos ámbitos y con unos medios escasísimos, con la unión de todos, el sacrificio, el espíritu de servicio y entrega a los demás, se está luchando contra un monstruo insaciable al que acabaremos venciendo entre todos. 

Otra cosa que me ha sorprendido es el ejemplo de casi toda la sociedad en su conjunto al asumir un confinamiento de tantísimos días encerrados en nuestras casas, sin protestar y sabedores de que los que están luchando en primera línea, necesitan de nuestra colaboración, con el “yo me quedo en casa”. Por eso, a pesar de nuestra debilidad, estos tristes acontecimientos muestran la inmensa grandeza del ser humano.

¿Cómo se vivió la suspensión de las procesiones por el coronavirus en el seno de la Hermandad?

Viendo los dramáticos datos que nos llegaban desde China e Italia y los casos que empezaban a ser de extrema gravedad en España, íbamos haciéndonos el cuerpo y estábamos esperando las decisiones que tomara el Gobierno, la Iglesia y las distintas Agrupaciones de Cofradías. 

Yo creo que la decisión fue la correcta. Nos adelantamos a la declaración del estado de alarma, el día 12 de marzo, suspendiendo todas las actividades en la Cofradía. El día 14, se tomó la acertada decisión por parte del Arciprestazgo de Motril de mantener cerradas las Parroquias y por otro, la responsable y consensuada decisión entre el Arzobispado, el Arciprestazgo, la Agrupación de Hermandades y Cofradías y la Junta de Hermanos Mayores de suspender las Estaciones de Penitencia.

La Junta y los hermanos lo hemos asumido con una gran y profunda pena, pero no solo por el hecho de no salir a la calle el Viernes Santo, sino por ver, impotentes, cómo iban muriendo cientos y miles de personas, sobre todo viendo como el virus se cebaba con nuestros mayores, con lo que han luchado y se han sacrificado por proporcionarnos todo el bienestar del que disfrutamos hoy en día. A veces tenemos que asumir con dolor estas situaciones tan injustas.

¿Servirá para que las Cofradías obtengan un mayor reconocimiento social por su papel dinamizador de la economía y el turismo de la zona?

Me imagino que sí, pero las Cofradías, el reconocimiento principal que debemos conseguir es el de los creyentes y no debemos distraernos de la que es nuestra principal misión, que es evangelizar y hacer catequesis en las calles mediante la salida de nuestras imágenes en Estación de Penitencia. Dicho esto, también sentimos una enorme satisfacción de saber que, gracias al trabajo durante todo el año de las Hermandades y mediante las procesiones, generamos riqueza y prosperidad en nuestras ciudades, sin olvidarnos de la contribución al engrandecimiento del patrimonio cultural. Por lo que nos parece perfecto que las autoridades, comerciantes y todo el ramo de la hostelería promocionen la Semana Santa y se aprovechen de ella para contribuir al bienestar económico de la zona. 

¿En qué se focalizó la Cofradía este año? ¿Había grandes estrenos?

En realidad, no llevamos ni un año, ya que las elecciones fueron a finales de junio y mi nombramiento como Hermano Mayor no llegó hasta finales de septiembre. A continuación, se hizo la propuesta de Junta y nos metimos a mediados-finales de octubre.

 Los objetivos que nos hemos propuesto y en los que hemos trabajado en este corto espacio de tiempo son, sobre todo, continuar y fortalecer el buen trato y comunicación con nuestros hermanos, trabajar en la continua captación de nuevos hermanos y seguir avanzando en los objetivos de toda Cofradía: el culto, la formación y la caridad. 

También y debido a las grandes inversiones realizadas en los últimos quince años, la restauración de la Capilla del Santo Sepulcro, la restauración de las dos imágenes, el bordado del nuevo palio y la adquisición la nueva candelería completa, otro de nuestros objetivos es conseguir la recuperación y estabilidad económica de la Cofradía.

Respecto a los estrenos, no teníamos ninguno significativo. Como antes he comentado, hemos llevado a cabo continuos proyectos dirigidos al mantenimiento y engrandecimiento de nuestro patrimonio artístico con la culminación el año pasado de salir con la única candelería completa que hay en la ciudad de Motril.

¿Dónde pone la mirada ahora, en la Semana Santa del 2021? 

En conseguir la recuperación y la estabilidad económica y también en mantener, aumentar y enriquecer nuestro patrimonio humano, nazarenos, madrinas, costaleros…

¿Qué lectura le sugiere los que reivindican una mayor implicación de la Iglesia en esta crisis?

Lo que me sugiere es que los que digan eso desconocen totalmente la actividad de la Iglesia, no solo ante esta crisis, sino a diario, durante muchos años y en todos los confines de la tierra.

Le podría enumerar miles de acciones que se están llevando a cabo en todas las Diócesis de España, en lo referente a atención sanitaria, atención social, atención económica o atención espiritual. Cáritas está trabajando al trescientos por cien, los párrocos están atendiendo a miles de familias…

Pero vuelvo a decir que esto no es de ahora con esta crisis, la Iglesia lleva haciéndolo durante muchísimos años. Lo que pasa es que en este mundo de las redes sociales, lo que no se vende a bombo y platillo, la mayoría de la gente no se acaba enterando. Y a colación de esto, me viene a la cabeza un dicho, por cierto, muy extendido entre los católicos, “que lo que haga tu mano izquierda no se entere tu derecha”, así se ha entendido siempre la auténtica caridad y asistencia social entre los cristianos.

¿Habrá Magna cuando acabe la pandemia o no es partidario?

No lo sé y además no soy muy partidario, pero de todas maneras esto se decidiría en el seno de la Junta de Hermanos Mayores con la autorización del Arzobispado. No sé si lo ideal sería una Magna, pero lo que sí tengo muy claro es que, desde todas las Cofradías, unidos a todos los cristianos de Motril se debe de llevar a cabo un grandioso acto de acción de gracias cuando termine esto.

¿Qué echará de menos hoy?

Desde luego, en esta dramática situación que nos ha tocado vivir, lo primero que echaré de menos, por el bien de todos, es que vayan descendiendo notoriamente las cifras de infectados y fallecidos hasta llegar a cero.

También en mi estreno de Hermano Mayor, haber podido realizar la Estación de Penitencia y haberla vivido de una manera totalmente distinta, ya que desde que tenía unos 13 o 14 años no salía vestido de penitente, ya que lo normal es que el Hermano Mayor vista el hábito de la Hermandad, pues yo desde el año 1977 siempre que he salido ha sido o de costalero o de capataz. Era una experiencia que tenía ganas de pasar y sentir esas emociones otra vez, pero bueno eso quedará para el año que viene.

Otra cosa que se echa de menos es ese cúmulo de sensaciones emotivas que suceden antes, durante y después de la procesión, esos abrazos, apretones de mano, saludos, ya que es el único momento durante el año en el que coincidimos todos a la vez. Y, además, también el momento de saludar a todos los que viven fuera. Esos momentos son los que se echan de menos a nivel personal y como Hermano Mayor, no poder sacar nuestras imágenes a la calle y hacer esa pequeña catequesis que nos tienen encomendadas a las Cofradías.

 Pero quisiera decirle a todos los hermanos y a los creyentes en general que nuestro Cristo en su Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores están todo el año en sus capillas de la Iglesia Mayor de la Encarnación de Motril y que cuando tengan un rato se pasen a rezarle para pedir por la pronta recuperación de los enfermos, por la salud y fortaleza de todos los que están trabajando en estos días y para darle gracias por darnos fuerza y paciencia para poder seguir con todas las restricciones que tenemos que cumplir.

ELA ELA