La Costa se une para defender a hosteleros y comerciantes frente a la Junta de Andalucía

La propuesta ha sido elevada formalmente a la Consejería de Transformación, Economía, Conocimiento, Empresa y Universidad

La asociación de Comerciantes de Motril, junto a la asociación de Comerciantes de Almuñécar, Salobreña y la Herradura ha demandado a la Junta de Andalucía reabrir los comercios y la hostelería hasta, al menos, una hora determinada para evitar un daño irreparable en ambos sectores que están viéndose duramente castigados por el cierre total de sus establecimientos.

La propuesta, elevada formalmente a través de la Consejería de Transformación, Economía, Conocimiento, Empresa y Universidad el pasado 14 de noviembre, espera trasladar al Gobierno andaluz la preocupación de muchos empresarios y familias afectadas que, después de haber realizado importantes inversiones en la adopción de medidas higiénicas para hacer que sus negocios fueran seguros frente a la Covid-19, siguen cumpliendo con sus pagos a Hacienda, Seguridad Social, alquileres e impuestos de todo tipo.

“Detrás de cada comercio o negocio de hostelería cerrado por considerarlo no esencial hay muchas familias, autónomos, trabajadores, que se sienten discriminados y que dependen de su trabajo para subsistir”, afirman en un comunicado.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Comerciantes de Motril, María Arráez, señala que se trata de un momento “crucial” para la vida de los negocios, puesto que muchas empresas se juegan un importante porcentaje de la facturación anual y de extraordinaria importancia para los resultados de su ejercicio económico durante el Black Friday y la campaña de Navidad.

A su juicio, el cierre impuesto por la Junta de Andalucía el pasado 8 de noviembre para evitar que sigan subiendo los contagios en la provincia de Granada “supone discriminar a gran parte de la actividad comercial, que ha cumplido y cumple una función social muy importante”. Además, añaden que se trata de una “incongruencia” por parte de la Junta cerrar estos establecimientos que cumplen con las medidas de higiene y distanciamiento mientras se mantiene la actividad normal en colegios, guarderías e institutos.

En esta línea, insisten en que las medidas de cierre de establecimientos son discriminatorias con el formato de comercio en gran superficie. “El control policial siempre ha recaído sobre estos pequeños comercios y establecimientos de hostelería. Las grandes superficies, debido a la variedad de sus productos, escapan de este control, productos que en nuestros negocios cerrados según la Junta de Andalucia no son esenciales, pero estos grandes establecimientos sí los pueden vender, lo que supone competencia desleal permitida por las autoridades, o el escaso control por los responsables de los establecimientos sobre los usuarios de los mismos”, recalcan.

Subrayan que la tasa de incidencia en el distrito Sur de Granada es muy diferente a la de Granada capital y su área metropolitana y que mientras se permita la movilidad, sin causa justificada, hasta las 22 horas, el virus continuará propagándose entre los ciudadanos. Por ello, solicitan poder abrir los comercios al mismo tiempo que argumentan que el confinamiento perimetral entre municipios debería desligar a la comarca de la Costa Tropical del resto de distritos sanitarios de la provincia, que es donde se concentran más número de contagios.

Otra medida propuesta es que mientras dure el cierre de estos negocios, la Junta exima de pagar cuotas de autónomos, seguros sociales, impuestos, tasas y pago de prestaciones de cese extraordinarias.

ELA ELA