La tradición de las Cruces de Mayo, presente de forma testimonial en Motril

El municipio renuncia a olvidar esta fecha y llena de cruces sus espacios particulares

La pandemia lleva dos años arrebatándole a los motrileños la forma de vivir el inicio del mes de mayo con la celebración tradicional del Día de la Cruz. Una fiesta que Motril ha renunciado a olvidar y que ha trasladado, nuevamente, a sus balcones, escaparates y restaurantes. Todo para no perder la tradición que lleva toda una vida engalanando la ciudad de cruces y claveles rojos.

A pesar de que el ambiente no invita a la fiesta, esta histórica fecha ha llenado las redes de imágenes en este 2021, que sigue estando marcado por las restricciones propias de la pandemia. Vestidos de trajes de flamenco, manzanas atravesadas por unas tijeras, lunares y propuestas de lo más creativas e imaginativas han puesto el color a estas fiestas que finalizan este lunes con una jornada festiva.

El propio Ayuntamiento de Motril ha sido el propulsor de una iniciativa para que las cruces estén presentes en el mes de mayo con imaginación y un guiño al comercio local. A pesar de que son unas cruces de mayo distintas, sin ubicarlas ni en calles, plazas o locales, querían que estuvieran presentes en espacios particulares como balcones, escaparates y hostelería, además de en centros escolares a través de un concurso con premios en metálico de hasta 250 euros.

Hay negocios que desean con especial ilusión la llegada de estas fiestas y de mantener las costumbres más arraigadas a nivel popular. Es el caso del bar Pulevas, ubicado en el barrio de Varadero, un negocio familiar que lleva más de seis años engalanando su local para seguir recordando las tradiciones. Este año, tal y como cuenta Pablo López, querían hacer un guiño especial a la caña de azúcar y para ello confeccionaron una cruz entera de cañas y colocaron un caballo cargado de ellas también. “No queremos que la tradición se pierda y nos gusta dar ambiente en el bar cuando llegan estas fechas”, explica Pablo, que recuerda cuando Motril entero se volcaba para dar color a esta fiesta popular.

El propio Consistorio también ha querido mantener presente, de manera testimonial, el recuerdo de estas fechas instalando en el balcón una cruz para hacer visible su apoyo a esta celebración sin que pase desapercibida.

La alcaldesa motrileña, Luisa María García Chamorro, expresaba al respecto su deseo de mantener las costumbres más arraigadas a nivel popular “siempre desde la máxima cautela y buscando opciones alternativas que sirvan para mantener la ilusión de nuestras fiestas más populares”.

ELA ELA