Los empresarios y comerciantes de Motril esperan la fase 1 y se preparan para abrir sus puertas

comerciantes de Motril se preparan para la fase 1

Piden que se concrete urgentemente en qué fase del proceso de desescalada estarán la próxima semana para poder organizarse

Si el Ministerio de Sanidad acepta la petición de la Junta de Andalucía para que la provincia de Granada pase a la fase 1 de la desescalada el próximo lunes 11 de mayo -salvo los dos distritos sanitarios que no cumplen los requisitos-, Motril estaría preparado para iniciar el plan puesto en marcha por el Gobierno con el que se pretende comenzar a recuperar la normalidad después de la pandemia del coronavirus.

La fase 1, que implica entre otras cuestiones, la reapertura al público de las terrazas de los establecimientos de hostelería y restauración en un 50% y la de comercios sin cita previa hasta el 30% del aforo, es una de las más esperadas por el pequeño y mediano comercio y los empresarios de la Costa, que trabajan sin descanso durante estas últimas horas para adaptar sus negocios a la normativa y extremar las medidas de protección tanto de los clientes como de los propios trabajadores.

Es el caso de Pablo Rodríguez, jefe de ventas del concesionario de coches de YokaMotril. Durante todo este viernes está manteniendo reuniones con sus trabajadores para explicarles detalladamente todo el protocolo de seguridad que pondrán en marcha, previsiblemente, a partir de este lunes. Le han llamado ‘Yoake’, que significa ‘amanecer’ en japonés, y que especifica hasta cómo se deben utilizar los bolígrafos para garantizar la seguridad de toda la plantilla y de los clientes. Dentro de la catástrofe económica y personal que está dejando el coronavirus, este joven empresario ha decidido mirar el escenario de la manera más positiva posible. “Es una oportunidad para reinventarnos y evolucionar a marchas forzadas”, cuenta. Pablo lleva muchas horas teletrabajando, intentando guiar a los clientes para tangibilizar un producto que, en estos momentos y más en confinamiento, no es “prioritario” para la gente. La rutina de ventas de coches se ha visto muy afectada a lo largo de la pandemia, pero explica que no cesan en ofrecer alternativas de todo tipo. Ahora, su mirada está puesta en la decisión de Sanidad de la que depende la apertura.

Algo parecido cuenta José Luis Tirado, director de la oficina inmobiliaria de Más Que Casas de Grupo Lumar, que asegura que no han parado desde que se decretó el estado de alarma. De hecho, en sus redes sociales usan el eslogan ‘Más Que Casas Non Stop’, donde han ofrecido un arsenal de herramientas para hacer todas la tramitaciones a distancia para la compra de una vivienda. Ahora se preparan para abrir la puerta de su negocio en plena plaza de las Palmeras con desinfecciones continuas tras la visita de cada cliente, mamparas en las mesas de la oficina y todo el material de autoprotección posible: guantes, mascarillas y gel hidroalcóholico.

Irene Gómez tiene una tienda de ropa infantil en la calle Vicario, ‘Blag Surf Kids’, y está atendiendo con cita previa a todos sus clientes desde el día 4 de mayo. Ha tenido que poner medidas drásticas desde que decidió abrir la persiana de su negocio. Ha colocado un gel hidroalcóholico en la entrada de la tienda para que los clientes puedan desinfectar sus manos antes de pasar al interior. Para trabajar con seguridad de cara al público, Irene ha decidido que el próximo lunes, si finalmente Motril pasa a la fase 1, solo podrán entrar dos personas simultáneamente a la tienda para mantener la distancia de seguridad, dando prioridad a las personas mayores. Además, deberá desinfectar las prendas cada vez que un cliente se las pruebe y los probadores. Esta empresaria motrileña nos comenta que nota “el miedo y el respeto” en los ojos de los clientes que han pasado estos días por la tienda. De momento está vendiendo y ha pedido permiso al Ayuntamiento para hacer envíos, pero siente incertidumbre de lo que pasará después de que las franquicias vuelvan a abrir en el municipio. “Ahí será cuando veremos si apostamos y ayudamos al comercio local”, señala.

Sin embargo, aunque los empresarios y los comercios de Motril tienen las pilas cargadas y están preparados para afrontar el vendaval, siguen sin una respuesta. Por eso piden que se concrete urgentemente en qué fase del proceso de desescalada se han de situar la próxima semana para poder organizarse. No es fácil afrontar esta tarea y necesitan tiempo para organizar los equipos y preparar los establecimientos con todas las medidas de seguridad e higiene.

Temas: Coronavirus.
ELA ELA