María J. Muriel: “estamos obligados a rescatar algo que llevamos desde siglos propugnando los cofrades”

María Jiménez Muriel

"La Iglesia lleva demostrando dos mil años que nació para estar al lado de los que necesitan de Cristo y a Cristo"

Conversamos con María Jiménez Muriel, Hermana Mayor de la Hermandad de la Vera Cruz y el Dulce Nombre de Motril, sobre la suspensión de la Semana Santa, la crisis del coronavirus y sus consecuencias en el mundo cofrade y religioso de la ciudad.

Hoy es un día muy diferente. Nadie lo hubiera imaginado así. ¿Qué lección le deja esta crisis sanitaria?

A partir de ahora revisaremos atentamente los valores de la sociedad. Con toda probabilidad estamos obligados a rescatar algo que llevamos desde siglos propugnando los cofrades; a fin de cuentas nuestro modo de ejercer y defender la fraternidad no es otra cosa que el pilar de la solidaridad. Déjenme que lo resuma con una de estas frases que nos dejan estos días: “nunca, estando separados, hemos estado más juntos”.

¿Cómo se vivió la suspensión de las procesiones por el coronavirus en el seno de la Hermandad?

El Cabildo de oficiales le transmitía al resto de los hermanos el mensaje de la imposibilidad en 2020 de hacer la función de todo cofrade: evangelizar. Nos tomamos un descanso aparándonos en la asistencia social y en el fortalecimiento de las relaciones fraternas que es un modo de evangelizar.

¿Servirá para que las Cofradías obtengan un mayor reconocimiento social por su papel dinamizador de la economía y el turismo de la zona?

No lo creo. Este año no se puede valorar el impacto económico, laboral y social que deja el mundo cofrade, pero ahí están los estudios universitarios y académicos que lo llevan contabilizando desde hace dos décadas. En el triste y delicado momento que atravesamos se nos hace imposible valorar el impacto cofrade dada su ausencia.

¿En qué se focalizó la Cofradía este año? ¿Había grandes estrenos?

Claro, el reto del patrimonio cultural habida cuenta los sucesos de esta Hermandad, son obligados. Con todo, las IV Jornadas de Cultura, el crecimiento en la nómina de hermanos, la duplicación de las citas de Cultos, y muy especialmente la labor asistencial y solidaria en cuya tara hemos doblado esfuerzos e implicación son nuestro día a día.

¿Dónde pone la mirada ahora, en la Semana Santa del 2021?

¡Crecer en la fe, en la caridad, en la utilidad al hermano y al cofrade motrileño en general! ¡En dar! ¡Unir! En las metas que constituyen desde 2015 nuestro objetivo de revitalización.

¿Qué lectura le sugiere los que reivindican una mayor implicación de la Iglesia en esta crisis?

La Iglesia lleva demostrando dos mil años que nació para estar al lado de los que necesitan de Cristo y a Cristo. Y en estos momentos, la Iglesia (Instituida y nosotros que somos y hacemos Iglesia) lo hemos vuelto a demostrar.

¿Habrá Magna cuando acabe la pandemia o no es partidario?

No sé si la habrá y en todo caso, lo que se necesite de esta Hermandad, lo que la Iglesia, los fieles y Motril necesite de la Vera Cruz lo obtendrá.

¿Qué echará de menos hoy?

A los hermanos. A los que necesitan alimentarse de la fe. A los que “almuerzan ese pan de la estética”; a los que desean ese abrazo que solo la verdad de los hermanos, otorga. A cuantos hacemos algo tan hermoso como este Mundo cofrade de Motril.

ELA ELA