Miguel Ángel Muñoz protagoniza una de las ruedas de prensa más tensas de la historia

Miguel Ángel Muñoz Pino, concejal de Cultura

El concejal de Cultura ha lamentado el trato al que está siendo sometido el Ayuntamiento de Motril por parte de la Diputación de Granada durante la presentación del Aguacate Film Festival

“Hoy hay dos cosas que no entiendo y las tengo que decir porque si no no sería yo, y es que Diputación no nos haya llamado como ciudad que participa de un evento que están presentando ellos si siempre lo hacen”. Con estas palabras ha resumido el concejal de Cultura (PMAS) del Ayuntamiento de Motril, Miguel Ángel Muñoz, el trato que el consistorio está recibiendo por parte de la Diputación de Granada durante la rueda de prensa para presentar el Aguacate Film Festival, que se está celebrando en la ciudad desde el 4 al 13 de marzo.

Lo que aparentemente iba a ser una rueda de prensa habitual, se ha convertido en uno de los encuentros informativos más tensos de los hasta ahora vividos en el Ayuntamiento de Motril. A pesar de la satisfacción por anunciar la llegada de la cuarta edición de uno de los certámenes de cine juveniles más esperados, Miguel Ángel Muñoz no se ha mostrado excesivamente contento ante la pérdida, por parte del organismo provincial, de la perspectiva de lo común. A su juicio, el compromiso del Ayuntamiento de Motril con el festival ha sido “total”, convirtiéndose en uno de los colaboradores más fuertes junto a la empresa privada Bio Procam. “Somos nosotros los que estamos haciendo el esfuerzo más grande con diferencia para apoyar este festival y no entiendo cómo se presenta un día después de la presentación en Diputación”, ha lamentado Muñoz, quien considera que el ayuntamiento está siendo sometido a cierto “ninguneo” por parte de esta administración.

Según asegura el concejal para este medio, más allá de no convocar al Ayuntamiento en esa primera rueda de prensa, “pudiera dar la sensación de que Diputación nos está castigando por algo”, aseguraba al relatar que la línea de subvención que históricamente proporcionaba este organismo a Motril ha sido tumbada en proyectos históricos como Pequeñines, con diecisiete ediciones, o los reconocidos Patios Flamencos, “que nunca se deberían haber dejado perder y que sacaremos a pulmón desde el área de Cultura sin la ayuda de Diputación”.

Para Muñoz, el trato recibido por la Diputación no es entendible. “Podríamos pensar que las instituciones socialistas trabajan para los socialistas porque yo he trabajado con el anterior equipo de Gobierno, con una alcaldesa socialista, y no nos hemos encontrado con este muro”, ha explicado para Ahora Costa.

Minutos antes de su intervención en la rueda de prensa, el director del festival de cine para niños, César Roldán, había agradecido el apoyo recibido por parte del Ayuntamiento, uno de sus grandes “baluartes” junto a la empresa Bio Procam, pero también apostillaba la falta de apoyo económico para la organización de un certamen de estas características. “Me gustaría que el festival continuara teniendo apoyo, porque cada año me esfuerzo en hacer un festival de más calidad pero no recibo la ayuda que quisiera”, denunciaba Roldán en la rueda de prensa.

Una baza que, acto seguido, recogería el responsable de Cultura. “Supongo que las quejas se escucharían en la rueda de prensa de ayer en Diputación, porque nosotros vamos a apoyar todo lo que entendamos que tiene calidad”, subrayó ante los medios. Entendiendo que se trata de un festival cuyos principales patrocinadores nacen de Motril y que este año el presupuesto desde Cultura se ha incrementado el doble que en la anterior edición, Muñoz no se anduvo con rodeos y habló abiertamente durante su intervención ante la denuncia del organizador del festival. “Las cosas hay que hacerlas bien por todos los lados, por la parte de la organización y por las entidades que colaboramos”, dijo tajantemente.

“He visto esta rueda de prensa en todos los medios digitales y, sinceramente, no sé qué estamos presentando aquí hoy”, espetó el responsable de Cultura con un tono serio y ante la atenta mirada de la alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro. “Apoyaremos el cine y todo lo que está bien hecho, pero todo lo que entendamos que es injusto también lo vamos a decir”, concluyó el concejal.

ELA ELA