Serafín Rodríguez afronta su candidatura a Hermano Mayor armado de proyectos para la Virgen de la Cabeza

«Realizar una peregrinación, a las distintas parroquias de la ciudad, creo que es una deuda pendiente que la hermandad patronal tiene para con la ciudad»

Mañana, 29 de mayo, se celebra el cabildo de elecciones de la Real Hermandad Sacramental de Nuestra Señora de la Cabeza. Una efeméride que marcará un antes y un después en lo que será el futuro de la corporación patronal que, en este caso, cuenta con dos candidaturas oficiales: la de Miguel Ángel Gállego -que en un principio parecía ser la única- y la de Serafín Rodríguez.

Para este último candidato que se postura a dirigir el devenir de la hermandad de la Virgen de la Cabeza sobran las presentaciones. Se trata de un reconocido cofrade motrileño que ha formado parte de la vida habitual y cotidiana de las diferentes corporaciones. Ha sido costalero de la Borriquita, del Perdón, del Cristo de la Salud, de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de la Virgen de la Esperanza, también del Santo Sepulcro y el Santísimo Cristo Yacente. Su trayectoria también ha estado marcada al frente de los pasos, siendo capataz de la Virgen del Rosario y de la propia Patrona de Motril. Ahora, en la actualidad, pertenece al equipo de capataces de la Virgen de la Esperanza.

En esta entrevista hemos podido conocer en profundidad qué ha llevado a Serafín a “dar el paso” y afrontar este nuevo periodo electoral en primera persona, con el claro convencimiento de que la hermandad merece una “transformación” para llegar a más fieles y devotos.

Lo primero que deberíamos conocer, en profundidad, es lo que le une a la Virgen de la Cabeza.

A la hermandad de la patrona, como me preguntas, he estado unido siempre. Entré como hermano en 1980 con poco más de 8 años. Mi Familia ha estado vinculada a la Virgen de la Cabeza toda la vida tanto devocional como profesionalmente. Fueron muchísimos años en los que los nardos de la patrona eran proporcionados e incluso regalados por mi familia. Y también, han sido bastantes los que yo he realizado el exorno floral, creo que 26 años, para su salida el 15 de de agosto.

Además, has ostentado cargos de responsabilidad...

He pertenecido durante 17 años a diferentes Juntas de Gobierno durante el mandato de varios Hermanos Mayores. Desempeñé entre otros cargos el de vocal de costaleros y capataz de la patrona. Todavía tengo en mi retina, por ser la más reciente, aquella Magna Mariana en Granada como capataz, saliendo de la catedral con nuestra patrona. Y si miro en mis recuerdos, pareciera que todavía sostengo en mis manos la bandeja que portaba esa corona que aquel 15 de Agosto de dos mil, el arzobispo, hoy cardenal, Cañizares Llovera impusiera canónicamente a la Virgen de la Cabeza. Aquel día histórico para la ciudad y el enclave donde se celebró la eucaristía, hoy goza de un nombre que nos trae a la cabeza muchos recuerdos, “Plaza de la Coronación”, que dicho sea de paso, el renombrar ese sitio, también aporté algo para que al final así se llamase, y por que no decirlo, parte se fraguó en mi tienda.

¿Qué es lo que le ha llevado presentarte como candidato a Hermano Mayor?

Respetando siempre el duro trabajo realizado por las distintas Juntas de Gobierno que ha tenido la hermandad patronal, creo que, actualmente, es una hermandad, en cierta manera estancada y que necesita un impulso para llegar aún más a todos sus devotos y al Pueblo de Motril.

Una hermandad de Gloria, como es nuestra Patrona, debe de ser un referente y su salida debe de ser un día de fiesta para todos los motrileños, no es que tenga que llevar la algarabía con la que se pasea la Virgen de la Pastora por su barrio, pero tampoco deber ser como va en la actualidad. Seguir siendo solemne y grande pero algo más acorde con su advocación y lo que representa.

¿Le costó tomar la decisión?

En absoluto. Pasaban los días de ofrenda floral o de su salida procesional y los comentarios a veces generalizados eran los mismos: la hermandad necesitaba un cambio. De ahí a que entre el cariño y amor que profeso a la Patrona, y de muchos hermanos y amigos  que siempre me alentaron, hicieron que diera el paso y presentara mi candidatura hace pocos días.

Si fuese elegido Hermano Mayor, ¿tienes una idea de cómo sería su Junta de Gobierno?

Por supuesto. Una Junta de Gobierno comprometida y entregada no solo para la hermandad sino al Santuario también. La Hermandad de la Virgen de la Cabeza, no solo debe ser la Junta de Gobierno, tenemos que llevar a gala que es la Patrona de Motril y así debe de mostrarse y ser representada en todos los actos oficiales de la ciudad. Lo que si te puedo asegurar es que cada uno de los cargos sería responsable de su departamento. Le daría participación a toda la junta como es normal, pues entre todos haremos que con nuestra entrega y cometido sea engrandecer la hermandad. En mi proyecto, no entraría que un miembro de la misma o el propio Hermano Mayor fuese quien se encargara de todo. El compromiso debe reflejarse en la seriedad de sus actos. Hoy día, las redes sociales son un mecanismo necesario para ofrecer una imagen seria de la corporación, habría una vocalía que se dedicara a estos menesteres. La Secretaria y Tesorería estarían depositadas en profesionales en la materia y, el resto de las mismas, tendrían frente a ellas personas con la sobrada experiencia.

¿Qué proyectos quiere llevar a cabo? A corto y largo plazo.

A ver; una cosa es los proyectos que quiera llevar a cabo y otra, totalmente distinta, son los proyectos que el Cabildo General de Hermanos autorice a la Junta de Gobierno a empezar a trabajar sobre ellos.

Ir de la mano junto a nuestro consiliario es fundamental para la hermandad y para el propio Santuario.

La vocalía de Caridad debe de estar activa máxime en estos momentos tan difíciles.

La Plaza de la Coronación, para más realce y grandeza a su nombre, debe tener un monumento en honor a nuestra patrona.

El patrimonio debe ser intervenido para una buena y duradera conservación. Hay enseres de verdadero valor histórico, artístico y sentimental, que necesitan una intervención o restauración urgente para que luzcan como se merecen.

Realizar una peregrinación, a las distintas parroquias de la ciudad, creo que es una deuda pendiente que la hermandad patronal tiene para con la ciudad. Hay personas y barrios que nunca vieron su patrona y, coincidiendo con algunas fechas históricas, se podrían realizar traslados a distintos templos en los que se quedaría la titular durante una semana; la evangelización por los distintos barrios de la ciudad, a buen seguro que la Virgen de la Cabeza, sumara más devotos cada día.

Referente al trono de la patrona, creo que debería de empezarse un proyecto serio y firme para dentro de las posibilidades de la hermandad, sustituir al actual, el cual ya está un poco antiguo y no en su mejor estado de conservación. La Virgen de la Cabeza se mereceria salir con otro nuevo el día que celebre su 25 aniversario de la coronación canónica.

Por supuesto para 2025, Aniversario de la Coronación Canónica de la Virgen de la Cabeza, realizar una serie de actos, a partir del mes de enero, que terminarían con una Convención de Hermandades de “Virgen de la Cabeza”, a las que se les invitaría, además, a participar en el cortejo del quince de Agosto. La importancia de una buena organización para recordar la efemérides, es vital para que Motril y su hermandad patronal, con la “Señora” a la cabeza, sea referente de toda Andalucía, incluso a nivel nacional, como visita obligada.

¿Considera que coge las riendas de la hermandad en un tiempo complicado?

Bueno, todos sabemos que no son momentos fáciles pero confío que con ganas de trabajar y querer hacer las cosas bien, todo puede salir adelante. Es más, después de haber vivido, desgraciadamente, lo acontecido con esta cruel pandemia, sé que mucha gente puso sus esperanzas y sus rezos en Ella.

La fe, el cariño y, por qué no, la necesidad de demostrar nuestra devoción y amor hacia nuestra Virgen, nos hará a todos echarnos hacia adelante para engrandecerla más que nunca.

¿Qué opinión le merece que se presenten más candidaturas a parte de la usted?

La única opinión posible es el respeto. Es totalmente lícito hacerlo y demuestra una clara transparencia y aceptación de la democracia en la que vivimos. No solo la respeto y comparto, sino que si al final fuese la elegida por lo hermanos, tenga una buena y productiva legislatura.

Desde aquí tiendo la mano, para todo lo que necesite la hermandad, si al final no soy el hermano mayor que salga elegido por todos los hermanos.

¿Qué supone para usted ser elegido hermano mayor si así lo decidieran los hermanos?

¡Puf!, una responsabilidad personal y cofrade muy grande. Lo que si te puedo decir es que sería una hermandad totalmente participativa, que sometería a valoración y votación por el Cabildo General todo aquello que sea requerido para ello y cumpliría fielmente con mi proyecto.

ELA ELA