Sergio Segura: “trabajaremos para una Semana Santa distinta, más profunda”

Sergio Segura, Hermano Mayor Pasión

"Hemos dejado de tener una visión individual para ser un colectivo más vivo y más participativo que nunca"

Conversamos con Sergio Segura, Hermano Mayor de la Hermandad de Pasión Motril, sobre la suspensión de la Semana Santa, la crisis del coronavirus y sus consecuencias en el mundo cofrade y religioso de la ciudad.

Hoy es un día muy diferente. Nadie lo hubiese imaginado así. ¿Qué lección le deja esta crisis sanitaria?

Esta crisis nos va a suponer un antes y un después en nuestra sociedad, la solidaridad ha aflorado en limites insospechables, gente anónima está realizando mascarillas, batas y todo tipo de material, cosa que hasta hace pocos días era una autentica utopía.

En el terreno cofrade ha pasado lo mismo. Hemos dejado de tener una visión individual para ser un colectivo más vivo y más participativo que nunca. Estamos trabajando junto a la Agrupación de Hermandades y Cofradías en el mismo camino, que es la ayuda y la solidaridad con los motrileños que más lo necesitan.

¿Cómo se vivió la suspensión de las procesiones por el coronavirus en el seno de la Hermandad?

Con todas las noticias que nos llegaban de otras ciudades y el aumento de afectados que estaba ocasionando esta pandemia, poco a poco nos hacíamos el cuerpo de que llegaría el día que nos notificarían, por parte de la Agrupación, la cancelación de nuestra semana Mayor. No podíamos poner en riesgo a las personas que componen nuestro cortejo ni al público que se acerca a ver a nuestros Titulares. 

¿Servirá para que las Cofradías obtengan mayor reconocimiento social por su papel dinamizador de la economía y el turismo de la zona?

Creo que sí. Nuestra Semana Santa atrae mucho turismo a nuestra ciudad y la suspensión de todas actividades por el estado de alarma, incluida la Semana Santa, va a afectar muchísimo a los pequeños comercios y a la hostelería en general. Muchas familias motrileñas van a quedar muy afectadas por esta situación y es ahí donde las hermandades debemos dar ejemplo de solidaridad e intentar ayudar lo máximo posible. Y creo que así podremos cambiar la visión de muchas personas sobre las Hermandades y Cofradías.

¿En qué se focalizó la Hermandad este año? ¿Había grandes estrenos?

En mi Hermandad ha sido un año de mucho trabajo, desde que comenzamos esta aventura hace ya casi dos años, nuestro objetivo ha sido la recuperación o restauración de los enseres que, poco a poco, con el esfuerzo de todos, estamos cumpliendo. 

Hemos restaurado las cuatro cantoneras de la cruz de salida de Nuestro Padre Jesús de Pasión, el aro de Estrellas de nuestra Titular Mariana, Maria Santísima de la Amargura, y dos incensarios en el taller motrileño de Aragón y Pineda. Se han restaurado también los cuatro ciriales en Paula Orfebres.

En la faceta de estrenos podemos destacar la adquisición de dos nuevos incensarios, una vara y el remate de Senatus en el taller de orfebrería  motrileño de Aragón y Pineda. También se ha continuado con el bordado del hábito morado del Maestro que ha sido realizado por Juan José Guidet, que ya realizó el año pasado las bocamangas doradas. Este trabajo ha sido donado por hermanos de la Hermandad. 

¿Dónde pone la mirada ahora, en la Semana Santa 2021?

Creo que va a ser un año difícil. Tenemos que reflexionar mucho cuando este mal sueño pase de la situación que ha quedado nuestra sociedad y volcarnos en la caridad, que es uno de los pilares fundamentales que tenemos como Hermandad. Trabajaremos para una Semana Santa distinta, más profunda, después de estos días que estamos viviendo, pero siempre con humildad.

¿Qué lectura le sugiere los que reivindican una mayor implicación de la Iglesia en esta crisis?

Lo veo lógico porque los humanos siempre queremos más, pero no cabe duda que tanto la Iglesia, como Cáritas están trabajando al máximo para los más afectados por esta crisis. Muchas veces nos fijamos en otros detalles y pasa desapercibido el gran trabajo de estos estamentos, que no alardean de su trabajo o de su implicación.

¿Habrá magna cuando acabe la pandemia o no es partidario? 

No lo sé. Tendremos que esperar la decisión del Arzobispado, pero tanto la Agrupación como las Hermandades tendremos que analizar la situación de nuestra sociedad tras esta crisis. Las cosas hay que hacerlas bien, o no se hacen. En este momento no soy partidario de hacerla, creo que hay otras cosas más importantes pero no adelantemos acontecimientos. 

¿Qué echará de menos hoy?

Muchas cosas. La cara de nervios de mis costaleros en la charla antes de meternos debajo del paso, cuando preparamos los bocadillos, donde ves la cara de ilusión de mi Junta de Gobierno porque todo salga bien, el abrazo con mi fiscal general momentos antes de que se abran las puertas del Cerro y, sobre todo, cuando la luz del sol se refleja en la cara del Maestro. Ahí es cuando me doy cuenta que es Jueves Santo en Motril. 

ELA ELA