Una empresa motrileña logra certificar sus mascarillas higiénicas reutilizables

takelot certifica mascarillas en Motril

Son la primera empresa de la Costa Tropical y una de las primeras de la provincia en homologar este material

Con el estallido de la crisis sanitaria todas las empresas han tenido que reinventarse, de alguna forma, para seguir adelante. La industria textil ha liderado esa transformación ante la falta y escasez de material sanitario para combatir el coronavirus. Muchas fábricas, hasta ahora centradas en la confección de ropa, comenzaron a gestionar y reestructurar sus cadenas de producción para iniciar la fabricación de mascarillas dentro de sus instalaciones. Una de ellas ha sido la empresa motrileña Takelot, afincada en el CADE, que ha logrado en estos últimos días la certificación para realizar mascarillas higiénicas reutilizables.

Takelot ha pasado de coser ropa laboral y deportiva a hacer material sanitario. Esta cadena tiene casi una decena de trabajadores y produce mascarillas diarias para el personal del hospital de Motril. Han logrado el certificado que garantiza su homologación y su exportación a nivel europeo y son, ahora, la primera empresa de la comarca de la Costa Tropical y una de las primeras de la provincia granadina en haber obtenido este sello de calidad ( UNE 0065:2020 ). Ha tardado más de lo esperado debido a la saturación del mercado durante los meses de confinamiento y la excesiva burocracia de estos procesos, pero ha merecido la pena porque se han sentido “más útiles que nunca” ante la escasez de material sanitario para combatir la extensión del coronavirus.

El líder de esta empresa textil, Laure Rodríguez, explica que el proceso para validar el material que se emplea en las mascarillas ha sido largo y ha contado con asesoramiento externo. Él lo vio claro desde el principio, “hacía falta echar una mano y decidimos no parar nuestra maquinaria, preparamos los patrones y empezamos a estudiar la mejor manera de confeccionarlas”, cuenta.

Dentro de las ventajas competitivas de este tipo de mascarillas es que permiten un número determinado de lavados y, por lo tanto, son más rentables económicamente. Sus cinco capas, que cuentan con dos filtros, ha seguido un proceso estricto de validación para que puedan comercializarse con las máximas garantías. Ahora, suministran a empresas de la Costa y de Andalucía oriental que las han empezado a requerir.

El responsable de administración, Joaquín Sánchez, adelanta que las batas quirúrquicas (PS) que también están confeccionando desde Takelot serán los siguientes productos certificados. “Ya han pasado las correspondientes pruebas de seguridad y calidad y esperamos obtener la certificación en breve”, indica.

Temas: Coronavirus.
ELA ELA